• Início
  • Blog
  • 22 consejos para comer bien y gastar menos

22 consejos para comer bien y gastar menos

“¡Pero comer alimentos saludables cuesta más!”

 

Éste es uno de los obstáculos más comunes que los entrenadores de Noom escuchan de sus usuarios cuando se trata de elegir alimentos saludables.

 

Esto puede ser cierto en algunos casos, pero no es necesario comprar jugos verdes, polvos caros o barras de proteína para comer “saludable”. De hecho, si compra de forma inteligente, comer de forma saludable puede ser menos costoso que comer alimentos altamente procesados ​​(¡y eso sin contar los futuros viajes al médico!).

 

Para ayudarte en tu viaje hacia una vida más saludable, aquí hay 22 formas en las que puedes comer bien y gastar menos hoy.

 

  1. Ahorra: puedes encontrar cupones para alimentos en la mayoría de las tiendas en línea o en folletos. Hay toneladas de ofertas por ahí, ¡sólo es cuestión de encontrarlas!
  2. Haz tu tarea: las diferentes tiendas ofrecen los mismos alimentos a diferentes precios. No tengas miedo de buscar las mejores ofertas de lo que estás buscando: los folletos en línea son un gran comienzo.
  3. Compra congelado: las frutas y verduras congeladas suelen ser menos costosas que las frescas y no necesariamente  son menos nutritivas. De hecho, los productos congelados generalmente se recogen cuando está más maduro y más denso en nutrientes.
  4. Come en temporada: cuando las frutas y verduras están en temporada, son más abundantes y, por lo tanto, más accesibles y menos costosas.
  5. Considera la compra de atún bajo en sodio o salmón envasado en agua como fuentes de proteína más baratas y convenientes.
  6. No desperdicies: la mayoría de las personas terminan tirando frutas, verduras o carnes que no se han usado y que se han dañado. Empaca estos alimentos y congélalos para una fecha futura antes de que sea demasiado tarde.
  7. Compra local: comprar frutas y verduras frescas puede ser caro, ¡especialmente cuando vienen de la mitad del mundo! Comprar ingredientes locales puede ayudar a tu economía local y a reducir tus gastos.
  8. Amplía tus horizontes: prueba una fruta o verdura nueva que sea más accesible o considera la compra de carne menos conocidas que sean menos costosas.
  9. Para llevar: cuando comas fuera, ten en cuenta el tamaño de la porción. Come la mitad y llévate el resto a casa para almorzar al día siguiente.
  10. Come en casa: comer fuera es caro. El dinero que podría gastar en una comida en un restaurante podría cubrir unos días de compras. ¡Haz de las comidas fuera la excepción, no la regla!
  11. A mayor volumen: aunque los alimentos pequeños o individuales pueden ser más convenientes, comprar alimentos no perecederos como avena cortada con acero, quinoa y nueces y semillas a granel te ayudará a ahorrar dinero (y tiempo, evitando viajes frecuentes a la tienda de comestibles)
  12. Tamaños de servicio: presta mucha atención a los tamaños de las porciones en los alimentos envasados ​​o al precio en peso del producto. Ahorra dinero comprando pimientos verdes en lugar de pimientos rojos o eligiendo paquetes de frijoles secos que le dan más por el mismo precio.
  13. Proteínas: Considera incorporar más proteína vegetariana en tu dieta. Los frijoles, las lentejas, los huevos y otros… son opciones nutritivas que son menos costosas que la proteína animal.
  14. Práctica de corte: ¿compra productos prelavados o precortados? Estas opciones te dan menos y gastas más. ¡Compra una cabeza de brócoli y córtala tú mismo en lugar de comprar una bolsa de brócoli!
  15. Guarda los restos: en lugar de tirar los restos de vegetales o de animales, haz una sopa o caldo casero con esos restos.
  16. Cultiva tus vegetales: ¿Te sientes más motivado? Explora la idea de plantar algunas verduras de hoja verde de bajo mantenimiento en su patio trasero o comenzar un pequeño jardín de hierbas en tu cocina.
  17. Omite la porción individual: Olvídate de los envases de yogur de porción individual o los paquetes de avena. Los productos de porción única le roban su dinero.
  18. Ve sin nombre: considera la compra de productos genéricos o de marcas de la tienda; éstos suelen ser menos costosos y no sacrifican el sabor ni la calidad.
  19. Hazlo tú  mismo: en lugar de comprar una comida congelada o un postre helado en la tienda de comestibles, hazlo tú mismo.
  20. Obtén una membresía: considera obtener una membresía en almacenes o tiendas de clubes donde puedas comprar ofertas a granel.
  21. Únete al club: muchas tiendas tienen recompensas o tarjetas de ahorro. ¡Únete ahora, ahorra más tarde!
  22. Planifica con anticipación: ¡planificar tus comidas con una semana de anticipación te ayudará a ahorrar dinero en productos innecesarios y evitará comprar alimentos que podrían desperdiciarse!