10 pasos para practicar la alimentación consciente

Desde mejorar el sueño hasta el manejo del estrés, la atención plena se ha utilizado en varias áreas para ayudar a las personas a mejorar su salud y su sensación de bienestar. La atención plena también se ha utilizado ampliamente en el contexto de la alimentación, un concepto conocido como “alimentación consciente”, para ayudar a las personas a perder peso, mantener un peso saludable y desarrollar hábitos alimenticios más saludables.

Hemos reunido 10 pasos para ayudarte a dominar el arte de la alimentación consciente.

1. Haz que tu comida sea un evento: Con demasiada frecuencia tomamos una comida corriendo de un lado a otro, o de una reunión a otra. Haz que cada comida sea un evento: un desayuno, un almuerzo o una cena, o un refrigerio, con un comienzo y un final. Esto puede ayudarte a ser más consciente de lo que comes y cuándo, y evitar estar picando todo el día. Simplemente puedes establecer un horario para comer, por ejemplo, un desayuno a las 7:30 a.m., un almuerzo a las 12:00 p.m., un refrigerio a las 3:30 p.m. y una cena a las 6:30 p.m., puede ayudarte a organizarte y que sea  un evento.

2. Cocina tu comida: Siempre que sea posible, procura cocinar tu comida (o elige alimentos que hayas preparado con anticipación). Cocinar una comida es una buena forma de conectarte con los ingredientes que usas y apreciar el tiempo, la energía y el esfuerzo necesarios para preparar un plato.

3. Eliminar distracciones: Tener la TV encendida, ver el teléfono o leer el periódico mientras comes aleja tu atención de la comida. Antes de sentarte, aleja todas las distracciones para poder concentrarte en la comida que tienes a mano.

4. Sentarte: Una vez que hayas preparado tu comida, coloca la comida en un plato, toma tus cubiertos y siéntate a la mesa para comer. Para hacer un evento real, coloca un mantel individual, enciende una vela o haz cualquier otra cosa que pueda ayudarte a enfocarte y disfrutar de una comida nutritiva.

5. Respira profundo: Una vez que te sientes, respira profundo. Respirar profundamente es una forma simple pero efectiva de acercarte al momento presente: la definición de atención plena.

6. Involucra tus sentidos: Antes de tomar tu primer bocado, presta atención a lo siguiente: ¿Cómo se ve tu comida? ¿Qué tipo de aromas hueles? Cuando pones tu tenedor en tu comida, ¿cómo se siente? ¿Es suave? Tómate un momento para involucrar  todos tus sentidos.

7. Mastica tu comida: Masticar la comida puede ser una excelente manera de reducir la velocidad y saborear realmente la comida que estás comiendo. Al masticar bien tu comida, puedes concentrarte en el momento presente: la comida.

8. Traga y refleja: Después de tragar cada bocado, observa cómo se siente. ¿Cómo se sintió la comida en tu boca? ¿Qué sabores se destacaron? ¿Sabía este bocado como tu bocado anterior? ¿Disfrutaste este bocado tanto como el último? ¿Cómo te sientes? ¿Tienes hambre? ¿Completo? ¿Satisfecho?

9. Baja tu tenedor: Entre cada bocado, baja el tenedor. Este es un paso importante para ayudarte a reducir la velocidad. Dado que tu cerebro puede tardar hasta 20 minutos en registrar tu saciedad, reducir la velocidad es un paso importante para poder aprovechar tus señales de hambre y saciedad.

10. ¡Practica, practica, practica!: El dominio de esta técnica requiere práctica. Cuanto más practiques comer consciente, ¡mejores resultados obtendrás!

Este vídeo de Coach Dioxy puede ayudarte a iniciar:

¿Quieres conocer más sobre hábitos saludables y un estilo de vida sostenible? Ingresa a Noom hoy.

Reto 15 días* Hoy has aprendido que una alimentación consciente es importante en un proceso de pérdida de peso. ¿Crees que te estás alimentando de una forma consciente? ¿Qué crees que deberías hacer para alimentarte de forma consciente? Escríbelo en la libreta para que puedas revisarlo cada vez que te propones comer.

*Este artículo forma parte del reto 15 días que puedes encontrar en Instagram @noom_espanol o Facebook @noomcoachespanol