• Início
  • Blog
  • 5 maneras de encontrar tiempo para ti como una nueva mamá

5 maneras de encontrar tiempo para ti como una nueva mamá

¿Eres de las que se va a la cocina con el bebé pegado a la cadera? Es posible que hayas usado champú seco durante 2 días porque no has podido lavarte el pelo, que tus pantalones de yoga ya no te queden como antes, y que sientas que no has dormido en años. Si eres una nueva mamá ósea mamá por primera vez (Noomami) probablemente necesitas dedicarte unos minutos de AUTOCUIDADO. Estamos hablando de dedicar unos minutos a los diferentes aspectos de tu salud ya sea mental, física o emocional.

Un bebé recién nacido necesita mucho de ti como madre, de esa conexión única que puede haber entre madre e hijo, sin embargo, la energía que mamá tiene para cuidarse a sí misma va disminuyendo por el super poder de la hipervigilancia. La hipervigilancia se define como un análisis constante del entorno en busca de amenazas, peligro y resulta en constante agotamiento. En otras palabras, las madres están al pendiente de todos los movimientos en el entorno del bebé lo que causa que estén cansadas la mayor parte del tiempo. Mantenerse saludable debe ser una prioridad por lo que te compartimos a continuación algunas recomendaciones para encontrar el tiempo que tanto necesitas ahora que eres una nueva mamá.

Recomendación # 1: Levantarse temprano

Aunque suene un poco lógico, levantarse temprano puede darte una ventana de tiempo que es silenciosa, sin precedentes y completamente abierta a las posibilidades. Debido a que los bebés tienen un horario propio con el que debes ser flexible, estos pequeños espacios de tiempo son muy valiosos para reencontrarte a ti misma como una nueva mamá. A medida que tu bebé crece, tu horario PUEDE ser más rutinario e incluso predecible, lo que te da una ventaja de más de 2 horas seguidas para ti mientras ellos duermen. Si sabes que el bebé generalmente se levantará a cierta hora, levantarte antes permite que puedas dedicar ese tiempo para un ejercicio o hacer algo que te guste. Pero no te equivoques, ¡si tu cuerpo te está diciendo que necesitas dormir, por supuesto, duerme! Tu horario de sueño tiende a quedar en segundo plano cuando tienes un bebé recién nacido, ¡y eso es totalmente normal! Dormir permite que nuestro cuerpo se recupere después de largos días de estrés y repara nuestros cuerpos y nuestras mentes después de cada día. Puede ser refrescante y necesario dormir cuando el bebé duerme y, técnicamente, ¡todavía es tu momento! ¡Así que a descansar!

Recomendación # 2: Tómate un tiempo para ti (si… ¡para ti!)

Imagínate tomarte un tiempo para ponerte una mascarilla, tomar un poco de té de manzanilla o leer un libro mientras te sientas debajo de las sábanas. ¿Qué tan bien se siente eso? Considera un hábito meditativo como leer un libro, tomar un baño, practicar algunos ejercicios de yoga o hacer algo que te libere la mente. Si te gusta ver un programa de televisión antes de acostarte, ¡hazlo! Una vez que tu bebé duerma tranquilamente durante la sesión nocturna, tendrás tiempo para experimentar diferentes rutinas a la hora de acostarte. No dudes en grabar tu programa para que todo esté listo para ti cuando te pongas debajo de las fundas o cuando te sientes a tomarte una deliciosa taza de té.

Recomendación # 3: Aprovecha la hora de la siesta del bebé

El momento en que el pequeño se acuesta a dormir es una sensación única. Has estado corriendo atendiendo las necesidades del bebé y ahora hay una pausa en esta ejecución. ¿Qué haces? Algo tan divertido y tentador como lavar la ropa que puede o no haber estado allí por unos días (o semanas, ¡no te juzgamos!). Lavar la ropa, barrer el piso o lavar los platos mantiene a la familia en funcionamiento y, si disfrutas de estas tareas, ¡es un golpe doble! Pero si te resulta más relajante leer un libro, hacer ejercicio o comer un delicioso y saludable almuerzo. ¡Adelante! Después de todo, existe una gran posibilidad de que una vez que comiences una de estas actividades puedas ser interrumpida por el dulce llanto de tu angelito. Pueden pasar cinco minutos y es posible que tengas que saltar de nuevo a la acción. Tratar de hacer algo por ti mismas cuando tengas el tiempo es un comienzo, y poco a poco encontrarás lo que mejor funciona para ti.

Recomendación # 4: Planea con anticipación

La planificación toma muchas formas: vestirse con anticipación, ir de compras o hacer la lista de la compra, hacer que haya opciones saludables disponibles para cumplir con tus objetivos de salud, o preparar la cafetera en las mañanas. Todas las recomendaciones anteriores funcionan mejor con la planificación (más fácil decirlo que hacerlo, ¿no?) El tener una guía y algunos atajos que te faciliten la vida sin duda te ahorrarán tiempo a largo plazo. Por ejemplo: Si te vistes para hacer actividad física como primer paso en el día, es más probable que te sientas más animada y esto te ahorra unos valiosos minutos mientras el bebé duerme. Así que tal vez intentes cepillarte los dientes y ponerte unos calcetines después de tu café por la mañana y ver a dónde te lleva el día. Al menos estarás lista para irte cuando esos pequeños ojos adormecidos comiencen a cerrarse.

Algunos otros buenos trucos para planear con anticipación pueden incluir preparar comida extra para tener un almuerzo saludable, llenar tu botella de agua la noche anterior o configurar alarmas en tu teléfono para hacer las tareas del día. ¡Sé experimental y, sobre todo, flexible! La vida no va según lo planeado, pero podemos planificar para lo no planificado.

Recomendación # 5: Incluye a tu bebé siempre que puedas

Lo creas o no, ¡puedes hacer mucho con tu nueva persona! ¡Pasar tiempo juntos puede estrechar tu vínculo y darle nuevas experiencias al bebé mientras estás haciendo lo tuyo! ¡Poner al bebé en el cochecito o en la mochila del bebé mientras pasas tiempo al aire libre puede darte aire fresco tanto a ti como al bebé y puedes estirar las piernas! Ya sea que vayas de excursión, vayas a correr, o a dar un simple paseo por el vecindario lleva a tu bebé contigo. El bebé también disfrutará de las vistas mientras se convierte en tu compañero de aventuras: ¡Todos ganamos!

Otra idea es llevar contigo una manta cuando salgas a dar un paseo. Puedes colocar la manta en el piso, junto con algunos bocadillos divertidos para ti y tu bebé. ¡Llevar un libro, una cámara o una revista puede ser una excelente manera de explorar algo que disfrutas mientras el bebé tiene la oportunidad de rodar y disfrutar en la manta!

Ser madre puede ser muy agotador y a la misma vez es algo maravilloso, por lo que te invitamos a que hoy juegues con la rutina y aproveches cada minuto para organizarte y buscar el tiempo que tanto necesitas.

                                                    ¡NOOMAMI estamos contigo!