Mitos y verdades sobre el desayuno

Kayla Reynolds, MS

El mito

El desayuno es la comida más importante del día.

El contexto

Por mucho tiempo has escuchado, ya sea de tu mamá o un amigo, o quizá de una revista o alguna publicidad sobre dietas, que nunca debes omitir el desayuno porque es “la comida más importante del día”.

Los fundamentos

Algunas personas piensan que omitir el desayuno les ayudará a perder peso. ¿Por qué? Matemática sencilla. Para bajar de peso es necesario ingerir menos calorías. Para ingerir menos calorías debemos comer menos durante el día y para comer menos se puede omitir una comida. ¡Simple!

Otros piensan que omitir el desayuno contribuye al aumento de peso. Las personas que están a favor del desayuno se apoyan en estudios que demuestran que las personas que desayunan son más delgadas que las que no lo hacen y que las personas que desayunan son más capaces de mantener el peso perdido por un tiempo más prolongado. Desafortunadamente, estos estudios no concluyen que desayunar sea la causa de la pérdida de peso o del mantenimiento de un peso saludable, simplemente demuestran que desayunar tiene relación con estas dos variables. Ten en cuenta que las personas que desayunan y son capaces de mantener un peso saludable probablemente también tienen otros hábitos saludables que contribuyen a que este resultado sea posible.

¿Quién tiene la razón? Nadie tiene razón. Las investigaciones demuestran que desayunar no causa pérdida ni aumento de peso. Es mucho más complicado que eso…

Lo importante

Puede que el desayuno no sea la comida mágica pero tampoco es nuestro enemigo. Que comer a primera hora del día sea una buena estrategia de pérdida de peso o no, depende mayormente  de ti.

A algunas personas, tener una dieta balanceada y un desayuno equilibrado puede ayudarles a empezar bien su día. También puede ayudar a controlar el hambre, y evitar comer en exceso en el transcurso del día.  Para estas personas, el desayuno es la comida más importante del día.

Para aquellos quienes no tienen hambre al despertar y su primera comida es más tarde, esto puede ayudarles a ahorrar calorías para el resto del día. Para estas personas, la clave del éxito para perder peso es omitir el desayuno.

Nunca es buena idea esperar hasta que tengas mucha hambre para comer porque cuando pasa esto, tendemos a elegir opciones menos saludables y a comer en exceso.

Fuentes:

Revista Americana de Nutrición Clínica

Revista Americana de Nutrición Clínica

Investigación de la obesidad