• Início
  • Blog
  • ¿Sientes que tus amigos influyen en tus decisiones alimenticias?

¿Sientes que tus amigos influyen en tus decisiones alimenticias?

Tal vez tus amigos no son los causantes de tu sobrepeso pero, ellos pueden a veces contribuir  y no dejarte avanzar hacia una vida más saludable.

Hay algunas personas que te pueden empujar a comer. ¿Se te hacen familiares algunas de estas frases?

“Un pedazo más no te va a matar”

“No me dejes la comida, yo la preparé especialmente para ti”

“Aquí está, comete este segundo postre”

Nosotros sabemos quiénes son esas personas que nos incitan a comer. Esa persona puede ser, el mesero en el restaurante, que lleva la canasta de pan continuamente o trata de venderte esos aperitivos grasos. Quizá es tu tía que cocina ese delicioso bizcocho de chocolate (que tanto te gusta), sabiendo que tú estás tratando de comer saludable. Siempre habrá alguna persona que te empuje a comer de más.

Algunos de ellos te impulsan a comer de forma intencional, como aquel amigo que te dice “Que aburrido eres” cuando tú no comes la comida poco saludable que ellos comen. Otras personas te animan a comer de manera indirecta, como aquellos que llenan nuevamente tu vaso de soda o algún familiar que llena tu plato por segunda vez sin preguntarte.

No importa quien sea la persona que te empuja a comer de más, estas situaciones son difíciles de manejar especialmente, si se trata de una persona cercana a ti.

¿Qué puedes hacer en estos casos?

Lo mejor es tener algunas técnicas que te ayuden en ese momento.

Algunas técnicas que puedes intentar son:

  1. Primero, haz un “análisis de costo”. Piensa sobre lo que te costaría si dices no a la persona que te empuja a comer, quizás ellos se decepcionen de ti por un corto tiempo. Luego considera lo que te costaría si dices si, además de comer mucho más, después te sentirás débil o culpable por haber aceptado. Tal vez tú pienses que es más fácil para ti decir en el futuro y continuar aumentando de peso. Sin embargo, ten en cuenta, que, si en estas situaciones tu reconoces anticipadamente el costo de decir sí, sentirás más confianza en ti mismo para decir no.
  2. Sé positivo. Una vez tú hayas decidido qué quieres hacer, es importante ser directo a la hora de transmitir el mensaje. Ser educado pero firme, ayudará que tu mensaje sea claro y que no haya malos entendidos con las personas involucradas.
  3. Explica tus razones.  Tú no tienes que dar explicaciones de porqué dices no a las personas que te empujan a comer, pero si tú dices algo como: “No tengo hambre” o “Yo no quiero postre hoy”, podría contribuir a que se desalienten y que no te empujen a comer de más, al mismo tiempo, te ayudará a sentirte más cómodo en este tipo de situaciones.
  4. Utiliza tu buen humor: Haz chistes y dile a esos que te impulsan a comer algo como: “Yo no como postre hoy porque estoy conduciendo” Esto puede ayudar a “romper el hielo” y hacer la situación más manejable.
  5. Simplemente puedes decir “no, gracias”. No importa de qué manera ellos respondan. Tú mantente en tu punto y di “no, gracias”, cuantas veces sea necesario. Después tu notarás que ellos no continuarán insistiendo y ésto los puede desanimar a que no lo hagan de nuevo en un futuro. Ésta puede ser la técnica más difícil, pero con práctica, tu podrás dominarla a la perfección.

Aprende más sobre estas y otras estrategias para llevar una vida saludable en Noom.