• Início
  • Blog
  • 8 Formas de Identificar una Dieta Rebote

8 Formas de Identificar una Dieta Rebote

Kayla Reynolds, MS

Si las dietas funcionaran, ¡no habrían cientos de miles de dietas publicadas!

Olvida eso. Las dietas si funcionan. Por un corto periodo de tiempo.

Más del 80% de las personas que pierden peso utilizando una dieta, lo recuperan nuevamente al cabo de un año (¡y hasta un poco más!).

Las dietas de moda hacen dinero a través de las personas que necesitan hacerlas una y otra, y otra vez. Si ellos le dieran a las personas las herramientas necesarias para tener éxito a largo plazo, sus empresas tendrían que cerrar.

Entonces, para decirlo de forma simple, ¡no son sostenibles!

Hemos reunidos 8 formas en las que puedes identificar una dieta de moda:

1. Estás consumiendo muy pocas calorías.

Aún si estuvieses todo el día acostado en cama, tu cuerpo quemará calorías. El número de calorías que tu cuerpo necesita para llevar a cabo funciones vitales como respirar, dormir, o pensar, se conocen como tu “ritmo metabólico basal”, y ésto puede ir desde las 1000 a las 1600 calorías, dependiendo de tu edad y género. Tu cuerpo no puede sobrevivir a largo plazo con una dieta de menos de 1000 calorías, únicamente.

2. Te han dicho que elimines algún grupo alimenticio, completamente.

¿Estás sólo comiendo vegetales y proteínas, todo el día? ¿No tienes permitido comer pan? ¿Están eliminado los huevos enteros (exceptuando las claras)? No sólo te estás perdiendo de nutrientes importantes, sino que ésto no es sostenible. ¿Te dijeron que debías eliminar tu comida favorita para siempre? Sip, eso tampoco nos gusta a nosotros. En verdad, se trata de poder encontrar un balance saludable.

3. No estás preparando tus propias comidas.

Si estás tomando jugos todo el día, ésto no solamente es costoso económicamente, sino que tampoco te estarás alimentando de esta manera por el resto de tu vida, lo que significa que no es sostenible a largo plazo. Una vez que dejamos de preparar comida en casa, nos perdemos la oportunidad de aprender las herramientas que necesitamos para tomar decisiones saludables en el día a día, lo cual se convierte realmente en la raíz del problema.

4. O tal vez hay una celebridad que lo está patrocinando.

¿Alguien mencionó a las Kardashians? Piénsalo. Desde las fajas, hasta las “cetonas de frambuesa”, y los “detox” a base de tomar tés, las celebridades han patrocinado casi todas las soluciones rápidas actualmente disponibles en el mercado. De hecho, la mayor parte de las celebridades han patrocinado múltiples dietas, pastillas y desintoxicantes. Entonces, ¿cuál producto fue el que les dió ese cuerpo de playa? Nuevamente, debe ser muy agradable recibir cientos de miles de dólares como pago por unos minutos de tu tiempo, ¿no es cierto?

5. Te piden que cambies drásticamente tu alimentación de la noche a la mañana.

Empezando el lunes, vas a pasar de comer churrascos y papas fritas en la cena, a comer una ensalada pequeña con vegetales frescos, 85 gr. de pescado blanco y una cucharada de almendras. No parece ser una idea realista, ¿cierto? Cambiar tu alimentación de la noche a la mañana no es realista y se puede sentir muy restrictivo. Hacer los cambios lentos, pero seguros, nos asegura ganar la carrera. Hacer cambios pequeños cada día es la mejor manera de hacer una transformación que perdure en el tiempo.

6. … o que no hagas ningún cambio, en absoluto.

¿Alguna vez has escuchado de la pastilla mágica que te ayudará a perder peso sin levantar un dedo? De esas dietas, estamos hablando. Y si realmente te ayudan a bajar de peso, lo hacen ayudándote a perder algunos kilos de peso en líquido corporal (agua), no peso en grasa, en verdad.

7. Te prometen resultados extremos.

¿Que podrás alcanzar tu meta de peso en algunas semanas? ¿Que podrás tener abdominales de acero sin tener que hacer ninguna actividad física? ¿Será que éstos resultados se escuchan demasiado buenos como para ser ciertos? Es probable ¡que así sea! Probablemente no sepas qué tipo de esfuerzo estuvo detrás de ese “antes y después” de esas imágenes. Y ciertamente, no sabes de qué forma han sido editadas digitalmente.

8. … en un corto periodo de tiempo.

¿Perder 7 kilos en dos semanas? ¡Guau! Lo más probable es que si los kilos se van volando de una manera tan rápida, lo que estás haciendo no es saludable. En general, mientras más rápido pierdes peso, más rápido tiendes a recuperarlo. Perder de medio kilo a 1 kilo por semana es lo recomendado para conseguir resultados saludables y duraderos; y es algo que puedes esperar alcanzar cada semana.

¡Encuentra tu equilibrio y pierde peso para siempre!