• Início
  • Blog
  • ¿Qué es lo que realmente calcula la báscula?

¿Qué es lo que realmente calcula la báscula?

Rachel Hansen, MS

Muchos de nosotros pensamos que es necesario llegar a un cierto número en la báscula para estar saludables, realizados o visiblemente bien. La realidad es que el peso ¡es sólo un número! Las básculas son una herramienta para calcular nuestro peso corporal. Pero es importante analizar los pensamientos que generan y saber qué realmente mide la báscula. Démosle un vistazo más profundo para comprender mejor nuestro peso, y también, a nosotros mismos.

Lo que la báscula calcula

Peso

Vamos a convertirnos en científicos por un momento… la física nos dice que el peso es la fuerza de gravedad sobre un objeto o la masa por aceleración de la gravedad. Cada objeto en este planeta (en cualquier planeta) tiene una masa que es relativa a la fuerza gravitatoria del planeta. Esto significa que, si vas a la luna, donde no hay gravedad, ¡no tendrás peso! ¿Qué tan genial podría ser eso? Si le damos una vuelta más a este pensamiento, tal vez no sea tan genial no tener peso, ya que sin la gravedad de la Tierra, nuestros cuerpos serían completamente diferentes. De todos modos, ¡qué bueno que hay gravedad y tenemos nuestra masa corporal!

Existen diferentes tipos de básculas. Pero para mantener nuestra cordura no vamos a hablar sobre esto ahora. Sin embargo, echémosle un vistazo general a su uso. Las básculas están diseñadas para calcular el peso de la masa que se coloca sobre ellas. ¿Qué significa esto? ¿Qué tiene que ver esto con los pensamiento generados por el número reflejado en la báscula?

A cierto punto, medir nuestro peso puede ser útil, aunque hay que vigilar en los casos en los que se está o se quiere estar por debajo del peso o se está muy por encima del peso adecuado. En estos casos, puede haber consecuencias serias de salud y el uso de la báscula es importante para realizar el cálculo de la evaluación inicial. La medición de la báscula es más un indicador que una sentencia sobre nosotros. Como la punta de un iceberg, la báscula solo nos muestra un poquito de nosotros, es un simple número. El número lo podemos usar para alentarnos a hacer cambios y llegar a partes más profundas de nosotros mismos.

Composición corporal

Nuestros cuerpos están compuestos de grasa corporal y masa libre de grasa. Ambos son parte integral de las funciones corporales normales y saludables. La grasa corporal (tejido adiposo) sirve como una hormona reguladora, protege órganos internos y almacena combustible para producir energía. La masa libre de grasa es todo lo demás que no es tejido graso: agua, huesos, músculos, órganos y otros tejidos que son metabólicamente activos. Estos tejidos queman calorías para obtener energía. La mayoría de las básculas calculan todas estas cosas conjuntas, es decir, la masa total de todo tu cuerpo.

Cada persona tiene una composición corporal única que está influenciada por la genética, el género y la edad. Genéticamente, algunos tienden a tener más masa muscular, retener más líquido o quemar más calorías. Es importante tener presente que estas cualidades son las que nos hacen únicos, no hay dos iguales, cada uno de nosotros es diferente a cualquier otro ser humano. Cuando usamos la báscula para medir el peso, generalmente usamos la tabla del Índice de Masa Corporal (IMC) para comparar nuestro peso con un peso promedio utilizando altura, peso y género. ¡Este promedio no tiene en cuenta nuestra composición corporal única!

Lo que la báscula no calcula

Tener una conexión emocional con el número en la báscula es normal. El pensamiento o el acto de pesarnos puede generar diferentes emociones- ansiedad, tristeza, decepción, felicidad, enojo u orgullo. La pérdida de peso puede ser un tema que tenga más peso que el mismo cuerpo- el viaje emocional que trae consigo mismo. Comprende que la báscula no conoce tu historia, no puede ver que eres único.

Muchas veces usamos la báscula para medir nuestra autoestima, nuestro amor propio y nuestra capacidad de ser amados, pero la báscula no puede decirte eso. No tiene la habilidad de medir otra cosa más allá del peso físico. Cuando sientas que la báscula te está juzgando, pregúntate ¿Quién está siendo el verdadero juez?

Hay mucho más de ti que un número en la balanza. La próxima vez que te pares en una báscula, piensa en el número como una señal en la bifurcada de tu camino, ¡te está revelando qué lado tomar! Puedes usarlo como una herramienta para que te ayude a decidir qué camino tomar en tu vida y en tu salud.

Autor: Rachel Hansen, MS

Para seguir aprendiendo más información interesante relacionados a tu salud ¡te invitamos a nuestro programa!