Probióticos Naturales

Probióticos.  Hemos escuchado este término alguna vez pero, ¿qué realmente son?

Qué son los probióticos y para qué sirven

“Pro” significa poner adelante y “biótico” significa organismos vivos.  Juntos, probióticos son organismos vivos que residen en tus intestinos. Ellos ayudan a descomponer y digerir la comida que consumes en nutrientes compuestos, lo que ayuda a que tu cuerpo absorba estos nutrientes de forma sencilla.

Función

Suena muy interesante, pero quizás te estás preguntando porqué estos microorganismos son importantes.  Para contestar eso, vamos a adentrarnos en un poco de ciencia ¿te parece? Para hacerlo, tenemos que evaluar de más cerca cómo el cuerpo digiere la comida y ver como estos encajan en la ecuación.  

El proceso digestivo comienza tan pronto colocas el primer bocado de comida en tu boca.  Cuando masticas la comida la rompes en pedacitos cada vez más pequeños. Mientras vas haciendo esto, los pedacitos de comida van uniéndose con tu saliva, lo que contiene encimas digestivas que continúan rompiendo la comida en pedazos muchos más pequeños. 

Luego tragas, y la comida va a tu estómago donde se mezcla con los jugos gástricos que eventualmente se convierte en los componentes macro y micro nutrientes (piensa: carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales).

La mayoría de los ingredientes se absorben en el intestino delgado, y lo que no se digiere ahí pasará al intestino grueso. 

¡Ahí es donde los probióticos viven! Estos probióticos siguen la digestión de tu comida y ayudan a extraer y transformar lo que ha quedado en energía o desechos. 

Los beneficios de los probióticos

Los probióticos tienen muchos beneficios. Diferentes tipos de bacteria cohabitan en casi todas las partes de nuestro cuerpo, en el interior y en el exterior, asistiendo a casi toda función celular. 

Es importante resaltar que tus intestinos ya están llenos de bacterias (cuando están juntas lo llamamos “microbioma”). Cada cuerpo humano normal tiene un estimado de 100 trillones de bacterias en el intestino, con más de 500 especies distintas. ¡Tenemos más bacterias en nuestro cuerpo que las células! Así que los probióticos que consumas simplemente se añaden a una gran cantidad de pequeños microorganismos existentes para ayudar a que tu microbioma esté saludable.

A continuación, se muestra una lista de algunas cepas de buenas bacterias altamente investigadas. 

  • Lactobacilli acidophilus: ayuda a la absorción de nutrientes, ayuda a digerir productos lácteos y calma incomodidad digestivas.
  • Lactobacilli fermentum: neutraliza algunos subproductos de la digestión. 
  • Bifidobacteria bifidium: deshace los carbohidratos, grasas y proteínas en pequeños componentes para que lo puedas digerir con más eficiencia y previene el crecimiento de bacteria no deseada. 
  • Bifidobacteria Longum: mantiene la integridad de las paredes intestinales y funciona como el barrendero contra las toxinas.

Beneficios de los probióticos

Algunas de las bacterias que se consiguen en pastillas pueden estar muertas o inactivas o pueden morir en el camino hacia tus intestinos (la mayoría de las cepas se consideran “de alto mantenimiento” y usualmente requieren de un control y cuidado muy particular, por ejemplo: temperatura).  La comida siempre es la mejor fuente de probióticos. 

Probióticos Naturales

Los probióticos se encuentran naturalmente en comida fermentada.  Los siguientes son fuentes naturales de probióticos:

  • Kimchi
  • Col fermentada o Sauerkraut
  • Yogurt
  • Kombucha (ten cuidado con las bebidas de kombucha que tienen alto contenido de azúcar) 
  • Sopa de Miso 
  • Kéfir
  • Pepinillos
  • Tempeh
  • Pan de masa fermentada

¡Únete hoy a Noom para seguir aprendiendo de esto y mucho más!