• Início
  • Blog
  • 8 consejos para superar obstáculos en la pérdida de peso

8 consejos para superar obstáculos en la pérdida de peso

Cambiar tu comportamiento (que es de lo que se trata perder peso) no es nada fácil. Considera todos los días, meses y años que has estado comiendo, más o menos, de la misma manera. Tiene perfecto sentido el hecho de que todo el mundo enfrenta unos cuantos obstáculos durante el proceso de desarrollar nuevos hábitos más saludables.

De hecho, de acuerdo con los datos de millones de usuarios de Noom como tú, el 88% de las personas experimentan como mínimo un estancamiento durante el proceso de pérdida de peso, y un promedio de 3 estancamientos en el proceso de perder más de 5 kilos. Si tu meta es perder más de 5 kilos, podrías enfrentarte a más estancamientos. No te decimos esto con la finalidad de desmotivarte, por supuesto. Es esencial entender que el hecho de que la báscula se deje de mover (o incluso cambie de dirección) cuando se trata de perder peso, no solo está bien, sino que es normal.

Sin embargo, saber esto no hace que los obstáculos en la pérdida de peso se vuelvan fáciles y divertidos. Aquí, hemos compilado nuestras formas preferidas de reorganizar las cosas a manera de que continúes bajando los números de la báscula.

Intenta probar una nueva clase, actividad, o rutina de ejercicios.
El cuerpo humano es capaz de logros notables, y puede ser que en ocasiones se perciba como que esto incluye el tratar de frustrar tus planes de perder peso. Conforme te ejercitas más y más, tu cuerpo se vuelve más eficiente en lograr esto, lo cual quiere decir que quemas un número menor de calorías haciendo una misma actividad. El tomar una clase nueva, o hacer una nueva rutina puede incrementar la quema de calorías en la misma cantidad de tiempo. Como Bono Extra: Intentar algo nuevo puede volver más divertido el ejercicio, o por lo menos distraer tu mente del trabajo tan duro que llevas a cabo. Esto aplica incluso si tan solo estás tomando una nueva ruta alrededor de la cuadra.

Llama a un amigo.
Cuando se trata de un estancamiento en la pérdida de peso, lo más importante es asegurarse que el obstáculo que exista no se convierta en un alto. Si te sientes desmotivado acerca de tu pérdida de peso, intenta hablarle a un buen amigo. De acuerdo con estudios, expresar tu frustración, temor o preocupación reduce la intensidad de estos sentimientos. Así que aprovecha y desahógate. Esto puede ayudarte a perseverar durante el camino.

Establece una mini-meta.
El problema de fijar una sola gran meta de pérdida de peso es que no puedes controlar tu peso directamente. Por supuesto que el trabajo que realices haciendo ejercicio y comiendo bien debería tener impacto en tu peso, pero en ocasiones no es así, lo cual puede resultar frustrante. Si tu pérdida de peso se ha estancado, intenta fijarte una mini-meta que puedas controlar directamente, como por ejemplo cuántas veces te vas a ejercitar, cocinar en casa, o llevar almuerzo al trabajo durante una semana. Estas metas pueden ser más gratificantes, fáciles de alcanzar y controlar.

Sigue una “dieta a escala”.
Si tienes la costumbre de revisar tu peso diariamente, es más probable que veas estancamientos y aumentos de peso más frecuentemente que si lo revisas de forma menos frecuente. Si ves que tu pérdida de peso se estanca, intenta alejarte de la báscula por una o dos semanas. ¡No te rindas en tu esfuerzo por perder peso! En lugar de ello, enfócate en otras medidas, como por ejemplo, lo bien que te sientes ahora al subir escaleras, o lo bien que te queda la ropa.

Ponte un reto a ti mismo.
Como ya hemos mencionado, probar nuevas cosas y reorganizarse pueden ayudarte muchísimo a salir del temor al reto de perder peso. Si eres una persona a quien le gusta competir, ¿por qué no retarte a ti mismo? Por ejemplo: comer comida vegetariana por una semana, entrenar para tu primera carrera 5K, o aprender a nadar.


Prueba nuevas comidas.
¿Estás harto y cansado de la mismas viejas recetas de comida saludable que has estado preparando por meses? Ponte el reto de probar nuevas comidas. Una muy buena idea es dirigirte al mercado de frutas y verduras más cercano. Los productores con mucho gusto te ofrecerán consejos sobre cómo preparar los productos que ellos mismos cultivan. También puedes tratar de inscribirte en una clase de cocina saludable. ¡Trae estas recetas a casa y pruébalas por primera vez!

Incluye a tu familia.
Derribar un reto es más fácil con un grupo de apoyo. Ya sea que vivas con tus padres, pareja, hijos o compañeros de apartamento, haz parte a todos de tu esfuerzo por vivir saludablemente. Invítalos a caminar contigo o a cocinar juntos. Puede ser que no siempre quieran compartir contigo, pero gradualmente les ayudará a entender tu jornada de pérdida de peso y a incentivarlos a que ellos mismos desarrollen hábitos saludables.

¿Has experimentado en algún momento el estancamiento? ¿Cómo lo has superado?
Si deseas conocer más sobre nuestro programa de pérdida de peso, haz clic.