4 estilos de vida para tu cerebro

¿Sabías que tu cerebro es un órgano? El cerebro es uno de los órganos más grandes y complejos del cuerpo. Por eso es tan importante que lo cuidemos. Nuestra misión es que esté sano y fuerte. Pero, ¿cómo podemos cuidar de nuestro cerebro? Simples cambios de estilo de vida pueden promover la salud del cerebro, mejorar tu rendimiento y aumentar tu estado de ánimo.

Tu cerebro está implicado en la distribución de todas las funciones del cuerpo. Sí, leíste bien, todo, desde la digestión regular, la glucosa en sangre y los niveles de cortisol, la función muscular y la coordinación. Mejorar la salud y la función del cerebro crea una cascada de beneficios sorprendentes para todo el cuerpo. ¿Y quién no quiere un acceso directo a una vida más saludable?

El cuidado de tu cerebro es un acceso directo a muchas facetas de tu salud. A continuación te compartiremos las principales formas Noomy para hacer que tu cerebro sea fuerte y saludable.

1. Obtener algunos ZZZs

Mientras que nuestra necesidad de dormir es algo misterioso, investigaciones demuestran que la falta de sueño afecta nuestra memoria, estado de ánimo/humor y la capacidad cognitiva. El agotamiento físico conduce al agotamiento mental, y una de las razones es que el cerebro se limpia a sí mismo por la noche – un proceso que es fundamental para una vida sana, ¡Cerebro de alto funcionamiento! ¿Cuánto es suficiente? Siete a nueve horas parece ser el punto óptimo para la mayoría de las personas.

2. Mueve tu cuerpo

¡El ejercicio es fundamental para la salud del cerebro! Ayuda a controlar la insulina, el cerebro es muy sensible a la insulina. De hecho, la resistencia a la insulina en el sistema nervioso central está asociado con la enfermedad de Alzheimer. Además, el ejercicio aeróbico aumenta el tamaño del hipocampo (una región del cerebro). Cualquier aumento en la densidad y el volumen del cerebro es bueno. Un cerebro grande y graso, ¡es un cerebro sano! Finalmente, el ejercicio aumenta el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), que es esencial para un cerebro sano. Cualquier ejercicio beneficia al cerebro, pero ejercicios aeróbicos y HIIT (Intervalo de Alta Intensidad) se han destacado como unos de los más beneficiosos.

3. Ejercita el cerebro

Aprender algo nuevo, a cualquier edad, es de ayuda para mantener el cerebro activo. Idiomas, música, tejer, matemáticas, juegos, deportes o lo que a ti te guste. Bailar incluso parece estar correlacionado a un riesgo menor de demencia en personas mayores – tal vez debido, ¡a la rápida toma de decisiones necesarias para bailar con estilo!

4. Protege tu cabeza

En los EE.UU., hay cerca de 3 millones de visitas a las salas de emergencia debido a una contusión cerebral o TBI (Lesión Cerebral Traumática) cada año – y eso son, ¡solo los que terminan en el hospital! Cuando se practican deportes (competitivos o recreativos) usar el equipo de seguridad necesario es importante. Los accidentes automovilísticos son otra causa importante de lesiones en la cabeza. Aprender a ser un buen conductor defensivo puede también ayudarte a proteger tu cerebro. Por último, mantenerse en forma y equilibrado a medida que uno envejece puede ayudar a evitar las caídas comunes que causan más conmociones/contusiones en la vejez.

En Noom creemos que es importante la salud de tu cerebro para reducir riesgos, mantener una mente activa y sacar lo mejor de ti. La práctica de algunos grandes hábitos del cerebro es el camino rápido a una mejor salud en general, más felicidad y una vida más inteligente y sabia para ti.

¡Comienza hoy a crear nuevos y saludables hábitos con Noom!