13 maneras de relajarte sin comida

Por: Anna Frinzi

¿Alguna vez has experimentado un sentimiento muy fuerte donde la comida parece ser la única opción viable para calmar tus emociones? Hay muchos factores que pueden causar este sentimiento, por ejemplo tener un día muy estresante, no haber descansado o dormido bien, estar preocupado o molesto por algo. La comida es toda una tentación y, sobretodo, cuando se trata de calmar este sentimiento.

Antes de dejarte llevar por las emociones, intenta tomar un momento para probar alguna de estas estrategias. Escoge la que mejor te funcione y ponla en práctica.

  1. Camina, literalmente sal a caminar. Involucra tu cuerpo en un movimiento intencional. Sal a caminar junto a un familiar, amigo o con tu mascota. Si no puedes salir fuera a caminar, te animamos a que aumentes tus pasos bien sea dentro de casa o en el patio de ser posible.
  2. Respira y medita .Relaja tu mente y cuerpo cuando sientas la necesidad de comer para calmar una emoción. Empieza con 5 minutos y ves aumentando a medida que te vas relajando.
  3. ¡Toma una siesta! Algunas veces buscamos comida cuando estamos cansados ​​o aburridos. Una siesta de 20-30 minutos puede proporcionarte un beneficio significativo al mejorar tu estado de alerta, rendimiento y estado de ánimo sin interrumpir tu sueño nocturno. (National Sleep Foundation).
  4. ¿Qué tal eso de las aficiones o pasatiempos? Nunca es demasiado tarde para comenzar algo nuevo. Prueba la carpintería, jardinería, fotografía, pintura, cerámica, plegado de origami, aprende un nuevo idioma, instrumento, practica un nuevo deporte, haz yoga o baila. Lo importante es que puedas encontrar la afición o el pasatiempo que más se adapte a ti. Puedes investigar en tu comunidad o bien puedes hacerlo en línea. ¡Sé creativo e inspírate!
  5. Comparte tus preocupaciones con un familiar o amigo. Llama a un amigo, familiar o a alguien con el que hace tiempo que no hablas y relájate mientras conversas sobre tus pensamientos y sentimientos.
  6. ¡Surfea la ola! Visualiza tu antojo como una ola que se eleva, visualiza como la surfeas y cuando baja observa tu antojo como desaparece.
  7. Hazte un masaje. Ya sea que decidas reservar un masaje o hacerte un auto-masaje, esta técnica de autocuidado puede ayudar a reducir el estrés que ocurre en los momentos en que ansiamos comer.
  8. Encuentra una nueva forma de relajarte por la noche. En la tarde-noche es el mejor momento para que surjan estas emociones. Empieza una nueva rutina nocturna para lograr combatir estos sentimientos, por ejemplo prepara un té relajante, medita, toma un baño de burbujas relajante o haz cualquier otra actividad relajante que te guste. Intenta intercambiar el momento televisor, tablet o teléfono por cualquier otra rutina más saludable.
  9. ¡Mantén tus manos ocupadas! Prueba una actividad que evite que tus manos alcancen un bocadillo (merienda o colación), como tejer, leer un libro, intentar un crucigrama, leer en voz alta junto con tus hijos o jugar a un juego de mesa. Involucrar tu mente en una actividad diferente te ayudará a disminuir la tentación por la comida.
  10. Prepara una taza de té caliente o fría y disfruta cada sorbo atentamente. Se ha demostrado que el té verde mejora la relajación, la tensión y lleva a la calma, ¡así que sigue bebiendo! (Dietz y Dekker) Thich Nhat Hanh tiene la idea correcta sobre el té cuando dice: “El té es un acto completo en su simplicidad. Cuando bebo té, solo estamos yo y el té. El resto del mundo se disuelve … Solo queda el té y yo convergiendo (Nhãt Hanh) “.
  11. ¡Ríete! Encuentra algo que te haga reir, ya sea contactando a un amigo divertido, mirando un programa o una película hilarante o haciendo algo para entretener tu propio sentido del humor.
  12. ¡Mantén un diario de atención plena! Escribe tus emociones, estado de ánimo y pensamientos en un diario. Siempre que tu mente diga “Quiero esta comida ahora mismo”, tómate un momento para detenerte y anotar tus sentimientos.
  13. Por último, pero no menos importante … Si sientes la necesidad de un bocadillo (merienda o colación) y realmente tienes hambre, ¡come una fruta o verdura! Las frutas y verduras están llenas de fibra que te ayudará a sentirte más lleno/a.

¿Identificas alguna estrategia que pueda ayudarte? En Noom te animamos a que reemplaces tu ansiedad por comer como respuesta a tus emociones con una práctica más saludable. La próxima vez que sientas el deseo de relajarte con la comida, ¿cuál de estas estrategias practicarás?

Si necesitas más información o la ayuda de uno de nuestros coaches, contáctanos.