• Início
  • Blog
  • 5 maneras de añadir ejercicio a tu día

5 maneras de añadir ejercicio a tu día

Encontrar el ejercicio apropiado para tu rutina diaria puede ser complicado. Si agregamos la locura del trabajo, los niños y las parejas, puede parecer casi imposible ejercitarse a diario. Pero no temas. Sigue leyendo para conocer algunas formas fáciles y divertidas de hacer ejercicio.

  1. Consiéntete. El temor al gimnasio no es inusual. La mayoría de la gente piensa que la actividad física es una tarea que debe ser completada en unas instalaciones deportivas o gimnasio. Si este es tu caso, lo más probable es que estés realizando un ejercicio que no disfrutas. ¿Odias la máquina elíptica o la escaladora? ¡Prueba algo diferente! Tu entrenamiento no tiene que ser en el gimnasio; puede ser simplemente una caminata con los niños, un paseo con algún amigo o bien una vuelta en bicicleta escuchando tu música favorita. Sea lo que sea, encuentra algo que sea agradable y divertido para ti.
  2. Haz un horario y cúmplelo. Es fácil saltarse un entrenamiento cuando sólo hay una vaga idea de cuándo y dónde se llevará a cabo. Haz un cronograma, que incluya tus obligaciones sociales, de trabajo, las compras y otras actividades, y guárdalo donde siempre puedas verlo. El ejercicio no tiene que ser una prioridad todos los días, pero debes plantearte el objetivo de hacer ejercicio al menos dos o tres veces por semana. Saber cuándo y dónde vas a realizar tus entrenamientos (así como otras actividades) te ayudará a minimizar el estrés, lo que te facilitará mantenerte dentro de tu horario.
  3. Algo es mejor que nada. Muchas personas piensan que si no pueden ejercitarse durante una hora, entonces no vale la pena. Pero cualquier ejercicio, por muy corto que sea, es mejor que no hacer ejercicio. (¡Algunos incluso sostienen que sólo necesitas 7 minutos de ejercicio al día!). Independientemente de tus limitaciones de tiempo, incluso 10 minutos de caminata o unos pequeños saltos mientras miras tu programa de televisión favorito o unas sentadillas mientras cocinas la cena pueden ser útiles. Así que la próxima vez que estés calentando la sopa a fuego lento, intenta completar un par de sentadillas.
  4. Trátalo como una prioridad. Todos tenemos prioridades en la vida; cosas que no dejamos de hacer pase lo que pase. Recoger a los niños de la escuela, preparar la cena o cepillarse los dientes. Trata tu entrenamiento como lo harías con las otras prioridades de tu vida. Si necesitas mover tu agenda para que tu nueva prioridad encaje, ¡adelante! Si realmente quieres completar un entrenamiento, puedes lograrlo, así que haz lo que tengas que hacer para que funcione.
  5. Limita el tiempo de pantallas. Las redes sociales son geniales. Sirven para mantenerte en contacto con amigos y para mantenerte al día sobre las últimas novedades. Pero todo el tiempo que pasas frente al televisor o la pantalla de tu ordenador, teléfono o ipad puede dejarte sin tiempo para completar tu nueva prioridad de ejercitarte. Por lo tanto, trata de reducir el tiempo que pasas delante de las pantallas. Piensa que incluso 15 minutos al día te pueden ayudar a cumplir tu objetivo. ¿Estás enganchado a tu serie favorita? No te preocupes, tenemos un par de estrategias infalibles. Puedes hacer bicicleta estática o utilizar la caminadora mientras vas mirando la serie, o bien, puedes utilizar las publicidades para hacer unas flexiones, abdominales y sentadillas. Solo piensa que cuando termines el tercer capítulo, estarás frente a una nueva versión de ti mismo/a.

Si necesitas más información contacta a uno de nuestros coaches, Noom