• Início
  • Blog
  • Cuando la resiliencia te convierte en tu propio héroe

Cuando la resiliencia te convierte en tu propio héroe

En ocasiones la vida nos pone a prueba y nos hace vivir situaciones que nunca hubiésemos imaginado antes. Pérdidas de seres amados, eventos ambientales no esperados, separaciones, emergencias inesperadas, cambios de país, situaciones que nos hacen sentir vulnerables, que nos generan incertidumbre y preguntas como: ¿Qué debo hacer? ¿Lo lograré? ¿Por qué a mí? Y hasta puede generarnos dudas como: ¿Será que podré salir adelante después de todo esto? ¿Cómo lo haré? 

Es normal que te sientas así. No estás solo/a, todos hemos pasado o pasaremos por algún momento en nuestra vida donde todo parecerá más oscuro y algunas de estas preguntas nos acecharán. 

Son estos momentos donde debemos detenernos, reflexionar y evaluar que queremos hacer con todo lo que nos ocurre. Decidir si nos damos por vencidos ante las adversidades o sacamos cada una de esas fortalezas internas para seguir avanzando en la vida. Y es en ese preciso momento cuando nos convertirnos en nuestros propios héroes a través de la resiliencia.

La Asociación Americana de Psicología establece que la resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuente de tensión significativa, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras 1.  Charles Darwin (1962) decía que sobreviven los más flexibles y adaptables a los cambios. Este potencial de flexibilidad y adaptabilidad está en ti como ser humano. Confía en que podrás sobrepasar y afrontar todo particularmente por tu salud. 

Estudios indican que las personas que se preparan para la resiliencia son quienes muestran mayor propensión a gozar del bienestar espiritual y emocional, además de sentirse más satisfechas con la vida.2

¿Cómo ser o practicar la resiliencia? Algunas ideas de hábitos saludables de una persona resiliente son:

  1. Reconoce que eres humano. Cuentas con fortalezas y áreas por mejorar. No esperes manejar todas las situaciones a la perfección. Sólo enfócate en dar lo mejor de ti. ¡Tú puedes! Está bien equivocarse, aprende y luego actúa acorde a tu norte y visión de salud. Pide ayuda si lo necesitas. Trabajar con personas de confianza y en equipo facilita el camino. No estás sólo/a.
  2. Saca al máximo de tu creatividad. Los límites no existen en el momento de explorar nuevas posibilidades que te ayuden a desarrollar y mantener hábitos saludables. Por ejemplo; donde otros ven obstáculos para estar activos físicamente el resiliente ve oportunidades para no detenerse. Esto implica que ya sea en casa, fuera, en el trabajo o comunidad identifican algo que les permite seguir estando activos.
  3. Ten autocompasión. Reconoce y acepta la diversidad de emociones que puedes sentir. Es válido sentirlas y expresarlas. Y, ¿por qué no darte un regalo a través del autocuidado? ¡Lo mereces! Estás trabajando muy duro para superar experiencias nuevas. Aquí te compartimos algunas ideas de autocuidado.
  4. Confía en tí mismo/a. Cree en tu potencial para afrontar nuevos retos y desafíos. Parte de tu confianza está en ser consciente de que no somos perfectos. Ante esto toma los días en donde el plan no sale como esperabas como una oportunidad de aprendizaje para seguir avanzando con tus metas y objetivos. ¡Confía en ti! Nadie más tiene tu fortaleza, tu magia, porque eres único/a.
  5. Se optimista. Has escuchado el refrán “No hay mal que dure 100 años”. Vendrán retos, dificultades y momentos complicados pero todo al final del camino pasará. Enfócate en el aquí y el ahora. Sobretodo valora aquello que está en tus manos. ¡Lo harás genial!
  6. Sonríe. Utiliza el humor para afrontar lo inesperado. ¿A quién no le viene bien sonreir? Mira videos graciosos, comparte chistes y recuerda experiencias gratificantes. La sonrisa nos relaja y nos calma en medio de la incertidumbre.
  7. Disfruta de la atención plena o el mindfulness. Esto te permite ser más objetivo y enfocarte en el presente. Aquí tienes una idea de cómo hacerlo.
  8. Ten apertura y flexibilidad. 3 Surfea la ola y se flexible ante los cambios. Tu rutina diaria cambió y por qué no aprovechar esto para añadir esas actividades que antes no podías hacer. Muchas adversidades son momentáneas y las cosas vuelven luego a su normalidad. Ten apertura para intentar nuevas alternativas que te ayuden a afrontar las adversidades. De ser necesario busca apoyo adicional bien sea profesional y/o el apoyo de una persona de tu confianza.

Recuerda, hay experiencias de vida que sacan la mejor versión de ti mismo/a como ser humano y te permiten ver que tienes toda la sabiduría para superar las adversidades dentro de ti. Te animo a que veas estas experiencias como procesos de aprendizaje y oportunidades para avanzar en cada objetivo de tu vida y sobretodo aproveches al máximo todo ese potencial y fortaleza que está dentro de ti. Eres resiliente… ¡Apláudete porque eres tu propio héroe!

Si necesitas más información contacta a uno de nuestros coaches, Noom