7 consejos para la semana PERFECTA

¿Eres de los que entra en pánico los lunes por la mañana? ¡Tenemos una posible solución a los temibles LUNES! Y se llama: ¡Prepárate!  Sí, como lo lees. Empieza con buen pie los lunes y mantén la buena energía durante toda la semana. 

Consejos y estrategias:

  1. Haz un balance de tu semana: No dejes los compromisos de lado. Tómate unos minutos y haz un listado de tus metas. Incluye cada aspecto de tu vida (como padre, como hijo, compañero de trabajo, empleado, etc.) y decide cuales son las cosas más importantes que deseas lograr durante la semana. Por ejemplo, podrías tener como meta comer todos los días comida preparada en casa o ir a la cama no más tarde de las 10 de la noche. 
  2. Calendario para el éxito: Revisa tu calendario (o el de tu familia) y toma nota de cualquier otra cosa que necesites hacer durante la semana. Entonces clasifica estas actividades según su importancia, de más a menos, y encuentra el tiempo para realizar cada una de ellas. Incluye cualquier otra actividad que tengas pendiente (no olvides tus rutinas de ejercicio). Ahora, organiza todo lo que necesites para poder completar las actividades que has propuesto. Por ejemplo: coloca en el maletero del coche/carro la bolsa de la ropa que deseas donar, deja preparada la bolsa para ir al gimnasio y, así, evitar una carrera de último minuto.
  3. Pide ayuda: Una vez tengas una idea de todas las actividades de la semana, ¡pide ayuda! En lugar de sufrir por una lista caótica e imposible, mira críticamente tu semana y decide en qué actividades necesitas ayuda. Intenta compartir las responsabilidades, por ejemplo, respecto al uso del automóvil o el cuidado de los niños. Pídele a tu pareja, familiar o amigo que te ayude con algunas de las tareas del hogar o con los niños. Sé específico al pedir ayuda, por ejemplo  “Por favor, ¿puedes ayudarme a vaciar el lavavajillas, cargarlo de nuevo y ponerlo en marcha?, en lugar de “¡La casa es un desastre!, ¿puedes ayudar a limpiar?” Y trata de no ser demasiado crítico con el esfuerzo de los demás. Tu hijo de 4 años puede tener una opinión diferente sobre cómo se debe doblar la ropa, pero al final del día, hacerlo de cualquier manera es mejor que nada.
  4. Prepara tus comidas:  Ya sea que decidas preparar todo por adelantado, o alternes con algunas preparaciones al momento, planificar las comidas con anticipación puede ayudarte a ahorrar tiempo, dinero y calorías. Si recién estás comenzando con el hábito de preparar comida para toda la semana, puede ser de ayuda que te concentres en evitar esas comidas o alimentos que te hacen desviar de tu camino.
  5. Cómete la rana:  ¿Conoces el principio de ¨Comer la rana¨? Significa hacer primero las cosas que no te gustan o son más complicadas, para luego hacer las que más disfrutas o que son más fáciles de conseguir. Este principio puedes aplicarlo de forma semanal. Imagínate empezar la semana logrando un gran meta, además de ser una gran satisfacción, empezarás la semana con un nivel de motivación alto.  Asimismo, intenta controlar el tiempo que gastas en ello. Es decir, ni un minutos más ni un minutos menos. Concéntrate y hazlo de forma rápida pero a la vez de la forma más óptima. También puedes iniciar la semana eligiendo algo que tienes al final de tu lista y que llevas tiempo queriendo hacer pero no hay manera, o simplemente no te apetece y lo vas dejando. ¡Seguro que te sentirás genial!
  6. Encuentra tiempo para hacer ejercicio: Si bien el fin de semana es el mejor momento para descansar, también es el momento perfecto para hacer un poco de ejercicio. El ejercicio es una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo y eliminar el estrés o la ansiedad que supone pensar en la próxima semana. Por ejemplo, involucra a toda la familia caminando juntos o participando en un ejercicio en casa o en un deporte de temporada como nadar en verano o andar en trineo en invierno.
  7. Duerme bien: El sueño tiene un gran impacto en tu bienestar mental y físico. Estar bien descansado facilita la resolución de problemas y la concentración durante la semana laboral. La deficiencia de sueño también se asocia con una gran cantidad de riesgos para la salud y puede participar en la subida de peso. La falta de sueño también contribuye en la depresión, cambios de humor y falta de motivación. Una estrategia que suele funcionar muy bien es mantener el mismo horario de sueño o un horario parecido durante el fin de semana. PD: Y, por cierto, ¡Sí! es posible recuperar el sueño perdido.

Si necesitas más información contacta a uno de nuestros coaches, Noom