4 consejos para superar el autosabotaje

Esta vez es la definitiva, te has comprometido a perder peso, y a no recuperarlo. Has estado registrando, preparando comidas, incluso haciendo un esfuerzo extra y sintiéndote bien con el progreso que estás haciendo. Te das cuenta de que tus pantalones se están haciendo grandes y la gente a tu alrededor está haciendo comentarios sobre lo bien que te ves. 

Y de repente sucede que te encuentras en la cocina comiendo sin razón aparente. Estás cargado/a de culpa y pensamientos negativos. “¿Por qué no puedo hacer esto?” “¿Qué me pasa?” “¿Nunca voy a tener éxito?” Si esto te ha pasado antes, no estás solo/a. Es común que las personas saboteen sus esfuerzos y luego se sientan culpables por hacerlo. 

Perder peso de cierta forma puede sentirse como perder la identidad — puede compararse con la idea de perder o dejar atrás pensamientos, ideas, hábitos y formas de pensar que te han acompañado durante mucho tiempo. La pérdida de peso también puede desencadenar temores- miedo al fracaso, miedo a ser vistos y miedo de no ser lo suficientemente bueno/a. 

Pero, ¿qué pasaría si pudieras vencer esos miedos, pensamientos y patrones de autosabotaje para alcanzar tus metas y experimentar el nivel de salud que deseas y mereces? 

Explorar nuevas formas de vencer pensamientos y hábitos saboteadores es la clave para lograr una pérdida de peso exitosa y sostenible. Te conoces a ti mismo/a, tú eres quien mejor te conoce. Comienza con ideas que te sean familiares y, cuando estés listo/a, abre tus magníficas alas y prueba algo nuevo.  

1. Encuentra tu por qué

Esto puede parecer simplista, pero sumergirse en el porqué de esto, es muy importante, y puede ayudarte a mantenerte enfocado/a en tus objetivos. Si alguna vez has trabajado con un coach, es posible que hayas notado que te hacen una gran cantidad de preguntas. Esto puede parecer frustrante al principio, pero hay un método detrás de todo esto. Lo cierto es que tú eres el único/a que puede decidir por qué quieres este cambio, y tú sabes lo que funciona para ti y lo que no. ¿Cuántas veces te han dicho qué hacer y has decidido hacer lo contrario?

Sintoniza ese coach que llevas dentro, hazte algunas preguntas y analízalas profundamente. ¿Qué crees que pasará si no haces ese cambio? ¿Cómo crees que será tu vida si logras esa meta? ¿Qué necesitas cambiar para llegar allí? Desglósalo. Poco a poco, te revelarás a ti mismo/a cómo puedes hacer que suceda y qué es lo que realmente impulsa en ti ese deseo de cambio.

2. Aprovecha tus fortalezas

Reflexiona sobre una meta que hayas logrado en el pasado. Anota cómo lograste esta meta y haz una lista de la fuerza que te ayudó a llegar allí. Realmente analízalo. ¿Qué te hizo seguir adelante cuando ya no querías continuar? ¿Cómo hiciste tiempo para ello? ¿Cómo puedes aplicar esa experiencia a tu proceso de pérdida de peso? 

¿Quieres ir un paso más allá? Añade afirmaciones que estén basadas en las respuestas a estas preguntas, o crea un collage de imágenes que te recuerden a ese campeón/a que llevas dentro.

3. Practica, practica, practica

Practica tomar nuevas decisiones. La práctica puede ayudarte a superar esas barreras emocionales y crear nuevos hábitos.  Si estabas aprendiendo un nuevo baile, o cómo resolver un problema matemático, o cómo montar en bicicleta, no te convertiste en un experto de la noche a la mañana. Hizo falta planificación, recolección de información, deseo, perseverancia y práctica. Las mismas ideas se pueden aplicar en la pérdida de peso. 

Elige un área en la que realmente quieras centrarte, averigua todo lo que puedas, planifica y pruébalo. Pongamos un ejemplo, el salir a cenar. Sabes que vas a salir a cenar el viernes con las amigas y ya tenéis restaurante. Decides revisar el menú con anticipación, decides que vas a compartir plato con tu mejor amiga y que no vas a abusar ni del alcohol ni de los aperitivos. Sin embargo, envuelta en el buen ambiente, entre risas y carcajadas, sin darte cuenta, llevas copa y media en el aperitivo y sigues sumando, hasta pides el tres leches de postre y pruebas el pastel de chocolate de tu mejor amiga.  ¿Qué fue lo que no funcionó y por qué? Comiste y bebiste más de lo que planeabas. ¿Qué te llevó a perder de mira tu plan? ¿Tal vez no quieres que tus amigos sepan que quieres cuidarte, fue el consumo de alcohol el que te hizo perder el control de tus metas, los aperitivos eran demasiado llamativos y ya que te excediste al inicio, te lanzaste por el postre…? Identificar tus activadores puede ser de gran ayuda, además, te permitirán responder a la siguiente pregunta, ¿qué puedes hacer para que esto no suceda la próxima vez? Quizás compartir tus objetivos de salud con tu mejor amiga hace que encuentres una compañera en este camino, o beber un vaso de agua entre copa y copa puede ser un buen mediador para manejar la ingesta de alcohol, control de porciones de comida acorde a tus objetivos de salud ya que puede ayudarte a sentirte más lleno/a a la vez que hidratas tu cuerpo. Múltiples ganancias en una acción ¿no te parece? ¡Ah! Y por el costo de cero calorías. te permite consumir menos alcohol y a la vez menos comida… ¡Voilà! De esta manera vas construyendo paso a paso tu camino de buenos hábitos. Porque, ¡la práctica hace al maestro!

4. Considera buscar ayuda a través de terapia

Si has estado luchando con la alimentación por motivos emocionales, con el autosabotaje o con los ciclos de hábitos negativos, éstos tal vez puedan estar afectando tus esfuerzos de pérdida de peso. Un terapeuta o psicólogo certificado puede ayudarte a cambiar los hábitos que ya no te ayudan. 

Las terapias conductuales enseñan técnicas que se centran en los pensamientos o comportamientos inadecuados, los cuales pueden estar interfiriendo en tu esfuerzo por alcanzar con éxito tus metas. Contactar a un profesional en el tema puede ser un paso positivo para facilitar el cambio de comportamiento. Superar comportamientos de autosabotaje puede ser un desafío, pero el emplear esos recursos internos y externos, puede potenciar tu proceso de transformación. Además, recuerda que ampliar tus recursos de apoyo hace el proceso más llevadero y que la carga sea más liviana. Los coaches de Noom pueden trabajar en conjunto con tu profesional de la salud y así apoyarte en el cumplimiento de todas tus metas. 

Bien sea contactando a un terapeuta o practicando nuevos hábitos, cada acción que tomes te acerca más a las metas que anhelas alcanzar. Después de todo, ¡Tú eres lo más valioso!