Motivación: las etapas del cambio

¿Alguna vez has notado que los niveles de motivación tienden a ir y venir? Un día te sientes listo para enfrentarte al mundo … y luego, de repente, unos días después, sientes que nunca podrás alcanzar tus metas. Si es así, definitivamente no estás sólo en estos pensamientos.

Cuando se trabaja un proceso de pérdida de peso se debe tener presente que los cambios del mismo llevarán su tiempo, por lo que es importante ser paciente en el proceso. Son hábitos de años los que se van modificando de manera que los cambios no vendrán de forma inmediata. Por lo tanto, es importante ser conscientes de que la motivación no siempre es blanco o negro. Es totalmente normal que ésta pueda variar durante tu recorrido de salud y bienestar. De hecho, es completamente común que los niveles de motivación fluctúen mientras se trabaja en cambios de comportamiento. Hacer cambios en el comportamiento y de hábitos de salud es un proceso continúo en donde el ser humano va pasando por diversas etapas para lograr el mismo. Estas “etapas de cambio” son explicadas utilizando el Modelo Transteórico de Prochaska. ¿Estás pensando en hacer un cambio en los próximos meses y te preguntas en qué etapa de cambio te encuentras actualmente? Echa un vistazo a la definición de cada etapa. 

Pre-contemplación

¿Qué es? Esta es la etapa más temprana, y se caracteriza por una falta de interés en el cambio; por lo general, todavía no hay un plan o intención de comenzar a modificar los comportamientos. Esta fase a menudo se describe utilizando las “Cuatro R”: renuencia, rebelión, resignación y racionalización.

¿Qué puedes hacer si estás en esta etapa? Pregúntate cosas como “¿Qué sería diferente en mi vida si decidiera hacer este cambio?” y “¿Cómo este comportamiento juega con mis metas de salud?”

Contemplación

¿Qué es? Has reconocido un problema y comenzaste a considerar la posibilidad de hacer un cambio en los próximos meses, pero es probable que todavía te sientas en conflicto con lo que podrías tener que renunciar para realizar ese cambio. Esta etapa está altamente caracterizada por la ambivalencia y puede durar tan brevemente como un día o toda la vida.

¿Qué puedes hacer si estás en esta etapa? Observa detenidamente los pros y los contras de este comportamiento. ¿Los beneficios a largo plazo asociados con el cambio de este comportamiento superan los costos a corto plazo que se requerirán para cambiarlo?

Preparación

¿Qué es? Has decidido que vale la pena cambiar este comportamiento y tienes la intención de comenzar a hacerlo dentro del próximo mes. Esta etapa generalmente implica comprometerse contigo mismo y aumentar tu confianza para hacer esos cambios. Algunos podrían argumentar que esta es la etapa más importante del cambio, ya que es una oportunidad para prepararse para el éxito.

¿Qué puedes hacer si estás en esta etapa? Visualiza cómo será tu vida después de comenzar a hacer este cambio. Crea un plan de acción y toma pequeños pasos para reunir todos los recursos que necesitarás. Piensa en las herramientas y estrategias específicas en las que puedes confiar para hacer este cambio.

Acción

¿Qué es? Has comprometido tiempo y energía y ahora estás poniendo tu plan en acción. Aunque es posible que aún no se haya formado un hábito permanente, has estado practicando activamente este nuevo comportamiento. Esta etapa podría caracterizarse por una fuerte fuerza de voluntad.

¿Qué puedes hacer si estás en esta etapa? Primero, ¡detente y felicitate por haber llegado tan lejos! Has dado un gran paso y esta es una gran oportunidad para reflexionar sobre tus éxitos, revisar tu compromiso con este cambio y reforzar el nuevo comportamiento positivo que has estado practicando. Por último, prepárate para la posibilidad de que puedas encontrar un obstáculo pronto.

Mantenimiento

¿Qué es? Has seguido comprometido con este cambio de comportamiento durante seis meses o más, y comenzaste a sentir los efectos de realizar un cambio significativo. Mantienes este nuevo comportamiento con menos esfuerzo que antes y te sientes en control de tu capacidad para evitar las tentaciones.

¿Qué puedes hacer si estás en esta etapa? Tómate un tiempo para apreciar el nuevo hábito que formaste y el valor que ha agregado a tu vida. Considera cómo mantendrás este hábito incluso en situaciones de alto riesgo, y qué pasos podrías tomar en caso de recaer en el hábito anterior.

Recaída

¿Qué es? Por más aterrador que parezca, las recaídas son una parte normal del proceso y son mucho más comunes de lo que inicialmente podrías pensar. Todos resbalamos y tropezamos de vez en cuando. Pero, ¡buena noticia! Una recaída no tiene porque llevarte a la primera etapa de la pre-contemplación. Cuando se trata de cambio de hábitos y comportamientos, puedes experimentar ciertas idas y venidas entre diferentes etapas.

¿Qué puedes hacer si estás en esta etapa? Recuerda que esto es completamente normal e incluso es de esperar que esto suceda. Intenta ver esta experiencia como una oportunidad de aprendizaje, en lugar de un fracaso. Pregúntate, “¿qué provocó esta recaída?” Luego, tómate un tiempo para revisar los planes que hiciste mientras estabas en la etapa de preparación. Quizás haya una herramienta o técnica diferente que pueda ayudarte a prevenir mejor las recaídas futuras. Pero lo más importante, no permitas que tus niveles de confianza o tu compromiso con este cambio se vean comprometidos. ¡Recupera tu motivación y comienza de nuevo!

Si necesitas más información o ayuda de uno de nuestros coaches haz clic, Noom