• Início
  • Blog
  • 28 consejos para ahorrar tiempo y comer bien

28 consejos para ahorrar tiempo y comer bien

¿Eres de los que se saltan comidas o comen algo rápido mientras se desplazan en coche o van en el tren? Si alguna vez has sentido que es difícil comer y/o cocinar una comida saludable, no estás solo/a.

Afortunadamente, comer bien no requiere pasar horas en la cocina todos los días.

¡Hemos reunido 28 consejos para ahorrar tiempo y ayudarte a comer bien en caso de que lo  necesites!

  1. Planifica tus comidas: A veces la mitad de la batalla es elegir qué servir para la cena o qué empacar para el almuerzo. Planifica las comidas de la semana con anticipación para eliminar este paso.
  2. Haz una lista: Una vez tengas un plan de comidas para la semana, revisa tu refrigerador y despensa para ver qué necesitarás y haz una lista para evitar caminar por los pasillos del supermercado sin rumbo.
  3. Estrategia: Organiza tu lista de compras por secciones: productos, carnes, quesos, productos enlatados, alimentos congelados, etc.
  4. Compra entre semana: Evita las prisas del fin de semana y haz tus compras durante la semana, de lunes a viernes. Consejo profesional: evita comprar cosas ante la influencia de las promociones en vivo de los fines de semana o dejarte llevar por lo que otras personas están comprando. Recuerda las estrategias de mercadeo de productos se intensifican durante el fin de semana.
  5. No hagas filas: Si tienes la posibilidad de ordenar tus compras en línea, no lo dudes, pruébalo. Sobretodo, si los costes de envío no son muy elevados. Tal vez, descubras una manera de hacer la compra que se adapta a tus necesidades.
  6. Considera la conveniencia: Aunque pueden ser más caras, las frutas y verduras pre-lavadas y picadas son excelentes para comer tal cual, mezclar en ensaladas, o sazonar y meter al horno.
  7. Alimentos en lata: Si bien los alimentos frescos son siempre una buena idea, hoy en día puedes comprar salsas enlatadas o embotelladas, atún, frijoles y, además, puedes encontrarlos sin sal, azúcar ni grasas añadidas.
  8. Compra cocido: ¡Las carnes, aves, pescados/mariscos o embutidos precocinados son excelentes en moderación! Solo asegúrate de que no tengan aditivos innecesarios.
  9. Descongelar: los productos congelados también son excelentes opciones para ahorrar tiempo. Además, su vida útil es mayor.
  10. A granel: Comprar alimentos no perecederos como avena, quinua,  nueces / semillas a granel puede ahorrarte algunos viajes a la tienda (¡y dinero también!!).
  11. Elige opciones de cocción rápida: Opta por una cocción más rápida de granos enteros, como arroz integral de grano corto, quinoa o avena instantánea.
  12. Prepáralo: Lava, corta y almacena frutas y verduras frescas al comienzo de la semana para evitar tener que hacer esto cada vez que quieras usarlas. ¡Un poco de preparación anticipada puede ser de gran ayuda!
  13. Mantén la piel de las frutas y verduras: Mantener la piel te ahorrará tiempo de preparación y también te ayudará a obtener una dosis adicional de vitaminas, minerales y fibra.
  14. Házlo con anticipación: Reserva algunas horas al comienzo de la semana para preparar tus desayunos y almuerzos.
  15. Actualiza tus utensilios de cocina: Considera comprar utensilios de cocina más grandes para poder preparar grandes cantidades a la vez. Las sobras son tu mejor aliado.
  16. Combina y conquista: Asa o rostiza todos tus vegetales al mismo tiempo para tenerlos listos para la semana. Solo ten cuidado con los diferentes tiempos de cocción.
  17. Sube la temperatura: Considera aumentar la temperatura (dentro de lo razonable) mientras haces la comida.
  18. Hazte amigo de tu salamandra, parrilla o asador: Hornear un trozo de salmón puede tomar entre 15 y 20 minutos. Reduce el tiempo de cocción a la mitad con una salamandra, parrilla o asador.
  19. Ahorra para comprar una olla de cocción lenta: ¡Puedes agregar verduras, proteínas (carne, pescado…) y carbohidratos (arroz…) en una olla de cocción lenta antes de ir al trabajo. Cuando llegues a casa tendrás una cena deliciosa lista para comer. 
  20. Prueba nuevas herramientas: Ahorra tiempo con picadoras, mandolina, batidoras, licuadoras y más. Cada segundo cuenta.
  21. Considera consumir en crudo: Considera comidas o refrigerios que no requieran cocción, como frutas y verduras crudas, nueces o barras de cereales.
  22. Prepara por la noche y tenlo listo por la mañana: Alimentos como la avena pueden combinarse con leche (o un substituto no lácteo) y dejarse reposar durante la noche en el refrigerador para que por la mañana solo tengas que agregar tus mezclas favoritas de fruta, nueces, semillas y más, en un bol. Es un desayuno delicioso, nutritivo y muy rápido de preparar. 
  23. Mezcla: Agrega tu fruta favorita, espinacas, leche (o un substituto no lácteo), hielo, proteína (opcional) en una licuadora para un desayuno o merienda fácil de llevar.
  24. Opta por un plato único: Cocinar al vapor, asar a la parrilla, saltear, toma su tiempo. Mezcla tus verduras, proteínas y carbohidratos favoritos con un poco de aceite de oliva y condimentos, y hornea. Ahorrarás tiempo de limpieza.
  25. O elige la sartén: ¡Pon todos tus ingredientes en la estufa para un salteado rápido y sabroso!
  26. Cocina el doble: Cuando cocines una receta, dobla o triplica la cantidad para tener listas varias raciones para la semana o para congelar y guardar para un futuro próximo. 
  27. Socializa: Pide ayuda a tu pareja o a tus hijos. Las manos adicionales no sólo acelerarán las cosas, sino que, además, es una gran oportunidad para unirse.
  28. Limpia a medida que avanzas: La cocción puede incluir un tiempo de inactividad, por ejemplo, mientras esperas que el agua hierva. ¡Aprovecha y ves limpiado todo lo que puedas!

¿Cuál es tu consejo favorito para ahorrar tiempo? #ConsejosPrácticos

Para obtener más información y ayudarte a realizar los cambios que necesitas hacer, ¡regístrate para una prueba de 14 días hoy!