• Início
  • Blog
  • Cómo superar la ansiedad y alcanzar tus metas de salud

Cómo superar la ansiedad y alcanzar tus metas de salud

¿Estás buscando reforzar el manejo de la ansiedad por tu salud? En Noom, queremos ayudarte a desarrollar algunas estrategias que promueven tu autoeficacia para lograr manejar la ansiedad de forma saludable. Sabemos que situaciones en nuestro entorno, tareas laborales, emergencias mundiales como lo es una pandemia, el cuidado de la familia entre otras cosas pueden generar diversas sensaciones en nuestro cuerpo y emociones como la ansiedad. 

La ansiedad puede presentarse en cualquier momento del día. Incluso podrías despertar con pensamientos de preocupación a mitad de la noche, por ejemplo con la idea constante de que tienes una tarea pendiente por hacer. Sentir las manos sudorosas, experimentar tensión muscular, irritabilidad, entre otros, pueden ser maneras en las que la ansiedad puede expresarse ya sea física, emocional, mental y/o conductualmente. Es por ello que queremos compartir algunas ideas para el manejo de la misma para reforzar tu salud y bienestar.

Ten presente que si sientes que la ansiedad está impactando tu funcionamiento diario, hacer una consulta sobre esto con tu médico o especialista de preferencia, puede ser importante cuando se trata de tu salud y autoeficacia. Contar con diversidad de recursos te permitirá tener todo el apoyo necesario para alcanzar cada una de tus metas. ¡Por ti! ¡Vamos a ello!

Existe diversidad de estrategias para manejar la ansiedad. Aquí te compartimos algunas ideas al respecto:

Practica la gratitud. Imagina una mañana en la que te despiertas agradecido/a. Puede sonar simple o sencillo, pero comenzar el día con una mentalidad de agradecimiento puede ayudarte a liberar o soltar los pensamientos de preocupación, además, también puede ayudarte a estar más enfocado/a en aquello que tienes y así mantener el optimismo para afrontar los desafíos que surjan durante el día. ¡Inténtalo! En el momento en que te des cuenta de que estás despierto/a, comienza a agradecer en voz alta. Desde pequeñas cosas como pueden ser la cama en que dormiste, el delicioso café que te estás tomando, o simplemente el hecho de vivir.

Enfócate en el ahora. Hay momentos en donde el ser humano puede sentir ansiedad al pensar en lo que ocurrirá mañana o en una semana. Entendemos que es importante la planificación. Sin embargo, está bien que te enfoques en lo que puedes manejar hoy. Es por esto que en Noom nos enfocamos en trabajar metas inteligentes a corto plazo para que a medida que vas avanzando puedas acercarte y cumplir tu meta final. 

Corta el estrés. Corta el estrés antes de que incluso pueda manifestarse en ansiedad. Manejar y reducir el estrés puede beneficiar el cuerpo y la mente. Date la oportunidad de probar nuevas ideas para el manejo del mismo por tu salud, así que aquí hay diez consejos Noom para afrontar el estrés.

Interrumpe esos pensamientos. Sal a caminar, llama a una amiga, haz un poco de ejercicio, o mira tu serie o programa favorito. Haz algo diferente de lo que estás haciendo en ese momento. Transformar esos pensamientos ansiosos puede ayudarte a recuperar la sensación de control.

Evalúa tu consumo de azúcar. Se ha estudiado que el consumo excesivo de azúcar podría tener efectos adversos en el cuerpo. Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que el consumo de azúcares añadidos también está relacionado con niveles de ansiedad más altos. Es importante que puedas evaluar el consumo del azúcar en tus comidas ya que es parte de una alimentación balanceada. Si sientes el deseo de comerlo una buena alternativa es consumirlo en su base natural como lo son las frutas. 

Come más frutas y vegetales. Has escuchado el viejo dicho: “Una manzana al día mantendrá al doctor fuera de tu vida”. ¿Pero sabías que también puede ayudar a mantener a raya la ansiedad? Hay evidencia que indica que la nutrición puede jugar un papel en el tratamiento de la ansiedad. Además, las frutas y verduras aportarán los nutrientes que tu cuerpo necesita y fortalecerán el balance en tu presupuesto de calorías del día.

Por lo tanto, ¡toma algunas porciones adicionales de tus frutas y verduras favoritas para fortalecer tus estrategias asertivas para el manejo de la ansiedad!

Consigue tu propio ritmo. Pon tus canciones favoritas y mueve el cuerpo. Se ha demostrado que la actividad física regular, como bailar, caminar o jugar con tus hijos, reduce la ansiedad. Incluso hay evidencia de cierto vínculo entre ser sedentario y un aumento en los síntomas de la ansiedad. Sin embargo, ¡Buenas noticias! No tienes que pasar horas en el gimnasio para ver los beneficios (a menos que te guste). ¡Muévete como más te guste y te haga sonreír!

Meditación. Se ha demostrado que practicar la meditación ayuda a disminuir las preocupaciones del día e incluso ayuda a manejar diversidad de emociones de forma saludable como es la ansiedad. ¡Relájate meditando!

Modera la cafeína. Algunas personas pueden ser más sensibles a la cafeína que otras, ya que la ansiedad inducida por la cafeína es algo real. Si bien es de conocimiento común que la cafeína puede interrumpir el sueño si se ingiere cerca de la hora de acostarse, ¿sabías que también puede contribuir a la somnolencia diurna porque el sueño nocturno no fue saludable? La cafeína, sin embargo, se usa en ocasiones para mejorar el rendimiento, pero puede ser más efectiva si se usa con esa intención y de forma moderada.

¡Vivan las vitaminas! La suplementación con vitaminas puede desempeñar un papel en el bienestar mental. Se ha observado que una deficiencia de vitamina D puede impactar en el estado de ánimo o salud mental, como es en los niveles de ansiedad. Si bien la vitamina D tiene beneficios importantes, la vitamina C ayuda a reducir los efectos del estrés oxidativo a través de sus superpoderes antioxidantes. Cada vez hay más pruebas que sugieren que la ansiedad puede estar asociada con una deficiencia de vitamina C. Además, consideran que una suplementación adecuada podría ayudar a reducir esos sentimientos de ansiedad.

Ten en cuenta que las vitaminas pueden tener un impacto positivo tanto en tu salud física como emocional. Lo importante es que puedas tener una consulta con tu médico ya que es la persona que mejor puede guiarte en cómo reforzar este aspecto de tu salud acorde a tus necesidades particulares. 

Come regularmente. Lograr establecer un horario de comidas organizado que te funcione favorecerá un mayor control en tus elecciones. Esto puede ayudarte a que tus comidas se lleven a cabo de forma consciente y a que aprendas a comer cuando tienes hambre, algo importante para evitar el hambre emocional que puede darse por emociones como la ansiedad. 

Un diario. Piensa en un diario como un espacio seguro de intercambio de emociones. El diario da la oportunidad de expresar tus sentimientos sin que te sientas juzgado/a por nadie. Es solo un instrumento para expresarte y despejar la mente. Puede ayudarte a procesar experiencias diarias, crear planes para aventuras futuras y puede usarse como un espacio para transmitir gratitud. Una buena forma de comenzar es estableciendo algún mantra positivo para transformar alguna emoción que sientas negativa por una positiva. Aquí te compartimos algunas ideas al respecto.

Relaja tu sistema a través de la respiración. ¡Así es! El acto de practicar una respiración intencionada es como darle un abrazo a tu sistema nervioso simpático (el sistema responsable de la calma y el descanso). La clave aquí es hacer que la exhalación sea más larga que la inhalación. Dado que los ejercicios de respiración se pueden usar para reducir el estrés, aquí hay algunas técnicas de respiración adicionales.

Apaga el ruido. Puedes mantenerte informado/a sin estar atento las 24 horas, los 7 días de la semana. Crea un momento útil para recopilar los datos que necesitas para mantenerte informado/a sobre las últimas noticias y conscientemente tomar medidas durante todo el día para desconectarte del resto. Esto puede significar programar pequeños bloques de tiempo para participar en las redes sociales, leer los últimos titulares o sumergirte en las noticias de la noche.

Alimenta tus pensamientos. ¿Has escuchado la frase, “Lo que piensas, lo atraes”? Sé intencional sobre lo que alimenta tu cerebro. Puedes nutrir tus pensamientos con ideas positivas que aportan a tu salud. Incluso el uso de mantras puede ayudarte con ello y favorecer tu proceso de pérdida de peso. Publica afirmaciones en tus redes sociales, lee blogs positivos, entabla conversaciones esperanzadoras, escucha podcasts beneficiosos y llena tu cerebro de imágenes coloridas.

El cambio de comportamiento puede ser la clave para ayudarte a manejar la ansiedad saludablemente, reforzar tu estado de ánimo, avanzar con tus metas de salud y disfrutar de bienestar general. Si estás buscando algunas herramientas adicionales, ¡Noom ​​puede ayudarte!