• Início
  • Blog
  • 6 maneras de reducir el antojo por lo dulce después de la comida

6 maneras de reducir el antojo por lo dulce después de la comida

¿Te ha pasado que luego de una deliciosa comida que te dejó satisfecho una voz te susurra: “Ve por el chocolate”? Si es así, ¡no estás solo! De hecho, tener ganas de comer algo dulce después de la comida es normal, y muchas veces se debe a que la mayoría crecemos con el hábito de comer un postre al término de la comida. 

#QueNoCundaElPánico, en Noom hemos recopilado algunos trucos y consejos para ayudarte a vencer (o silenciar) la voz que te invita a comer postre después de la comida:

  1. ¡Cepíllate los dientes al terminar de comer! Es una excelente manera de avisarle a tu cerebro que ya has terminado de comer y reducir la probabilidad de querer ir en busca de un bocado dulce.
  2. ¡Toma algo de aire fresco! Intenta salir a caminar luego de terminar la comida, en vez de quedarte en casa, para distraer a tu mente de la tentación por el postre. #PuntosAdicionales: ¡Aprovecha para sumar pasos a tu meta diaria!
  3. ¡Prueba una alternativa saludable o disfruta el postre moderadamente! Engaña a tu mente con una versión saludable de lo que te pide. ¿Necesitas algo de inspiración? Te compartimos algunas alternativas dulces saludables: Pudín de mango y chía; helado de yogur y fresas/frutillas; mousse de aguacate plátano/banana y chocolate; y muchas otras más que puedes encontrar en nuestro blog. 🙂 Otra opción es comer el postre que tanto quieres de una manera moderada planificándolo con anticipación: Divide tu dulce favorito en porciones para así tener un mayor control. #VictoriaDulce 
  4. ¡Hidratate! El agua nos brinda la sensación de llenura, ¡y es una manera saludable de aplacar el antojo! Cuando tengas un antojo de dulce, ¡prueba tomando un vaso de agua!
  5. ¡Planifica! Adelántate un paso y planifica tus comidas del día. De esa manera tu mente sabrá de antemano lo que hay en el menú. La falta de organización en las comidas activa la duda en tu mente y, por consecuencia, eliges entre las opciones más convenientes y menos saludables. Al planificar tus comidas, ¡reduces las posibilidades de desviarte de tu plan!
  6. ¡Dile adiós al estrés! Muchas veces asociamos situaciones estresantes con antojos dulces, por lo que encontrar actividades fuera de la comida que nos ayuden a relajarnos y a distraernos ayudará a disminuir las ganas de comer el postre. En este artículo, podrás encontrar ejercicios de respiración para reducir el estrés.