• Início
  • Blog
  • San Valentín: regálate un día de autocuidado

San Valentín: regálate un día de autocuidado

Cuando pensamos en San Valentín, solemos relacionarlo con la celebración del amor y la amistad junto a otro ser querido, sin embargo, también puedes aprovechar esta ocasión para celebrar el amor hacia ti mismo y consentirte. Regalarse un día de autocuidado es un acto de amor tanto hacia uno mismo como hacia los demás, porque cuando nos sentimos llenos de amor podemos propagarlo hacia nuestros seres queridos.  

Haz de este San Valentín un día especial para ti: ¡regálate un día de autocuidado! Y, siendo tú el que mejor se conoce y conoce sus gustos, ¡podrás hacer todas esas cosas que tanto disfrutas! Ten una cita contigo mismo. 🙂

¿Buscar algo de inspiración? Te presentamos algunas ideas para que San Valentín un día único y especial para ti:

Levántate y brilla

Empieza tu día regalándote el tiempo que necesites para despertarte, ¡sin apuros! Intenta no revisar inmediatamente tu celular para así poder enfocarte en ti por un momento. Puedes aprovechar el silencio de la habitación para meditar, hacer estiramientos que te llenen de energía, arreglarte para verte espectacular o hacer algo de ejercicio

¡Establece cómo quieres que fluya tu día! Mantente hidratado, prepárate un delicioso desayuno y revisa las cosas por hacer durante este día especial. Aprovecha que hoy eres dueño de tu tiempo y agenda, ¡y úsalo a tu favor!

Al medio día

¡La vida está hecha para disfrutarla y hoy no tienes nada que se interponga en tu camino! Es momento de que hagas eso que siempre quisiste hacer: conocer un lugar nuevo, ir a un restaurante de alto nivel y comer algo delicioso o asistir a un evento cerca tuyo. Sea lo que sea, vé por ello, ¡la vida es una sola!

Consentirte a ti es el objetivo principal del día, así que aprovecha para ir a tus tiendas favoritas y darte un gusto. Si cuentas con algo de dinero extra para gastar, ¡puedes comprar eso que tanto deseas! Ya sea una prenda de vestir, un accesorio o incluso alguna inversión a futuro —como el pago de un curso nuevo o un retiro espiritual—. O quizás es momento de empezar a ahorrar para alcanzar un objetivo más grande en el futuro. ¡Las opciones son infinitas! 

Al atardecer

El sol empieza a esconderse, sin embargo, ¡el día aún no se termina! Pregúntate: ¿Cuándo fue la última vez que realmente me relajé? ¿Alguna vez fui a que me hagan un masaje? ¿O fui a un spa o a una clase de yoga? Si has respondido “no”, o si ya lo has hecho pero quisieras repetirlo, opta por una actividad relajante para finalizar tu día. ¡Programa la tarde-noche para despejarte y eliminar todo tipo de estrés!

Ten dulces sueños

Antes de meterte en cama, mírate en el espejo por un momento; mírate a los ojos y di todas las cosas que más te gustan de ti. Deja que las afirmaciones positivas fluyan y endulcen tu corazón. Eres una persona maravillosa, especial, suficiente, que merece amor y todo lo que has hecho por ti. ¡Hoy y todos los días del año!