• Início
  • Blog
  • El arte de la paciencia durante tu proceso de pérdida de peso

El arte de la paciencia durante tu proceso de pérdida de peso

Iniciar la rutina del día con el cuidado de los niños, trabajar, hacer las compras, cocinar, ejercitarte, manejar tus emociones del día a día y, además, querer perder peso, puede ser agotador y fácilmente hacer que pierdas la paciencia. ¡Te entendemos completamente! Todos hemos perdido la paciencia en algún momento de nuestra vida y siendo honestos esto nos ha ocurrido más de una vez. ¡Somos humanos! 

La Real Academia Española define la paciencia como la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse, y la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho. Esperar por los resultados anhelados puede trastocar la paciencia. Sin embargo, confía en tu propia capacidad para desarrollar la misma. Es una virtud que está dentro de ti. Y dirás “¡eso no es cierto!”. Sin embargo, en alguna ocasión has ayudado a un niño bien sea a aprender sus primeras palabras, a dar sus primeros pasos, a ir en bicicleta o aprendiste a seguir una receta familiar de alta elaboración. En todos esos momentos la paciencia estuvo presente hasta que lograste el resultado deseado, ya fuera para ti o para quien enseñabas con tanto amor. Si pudiste apoyar a otros a lograr su objetivo u honrar esa receta familiar, ¿por qué no ser igual de noble contigo mismo/a y ser paciente por tu salud y bienestar

A lo largo de un proceso de pérdida de peso se trabajan diferentes áreas involucradas en la pérdida de peso con el objetivo de modificar hábitos de salud para que la balanza empiece a bajar. Sin embargo, para que esto ocurra es importante poner en práctica el arte de la paciencia. Esto es debido a que no todos los días se pierde peso al mismo ritmo, y es importante que te mantengas firme y constante con tus metas para que puedas conseguir crear los hábitos que te permitirán perder peso y mantener tu figura a lo largo del tiempo. Además, es el momento perfecto para evaluar si lo más importante para ti es una pérdida de peso rápida o una que se adapte a tu propio ritmo, salud y bienestar  y, sobretodo, como hemos mencionado, una pérdida de peso que pueda sostenerse con el pasar del tiempo. 

Y, ¿qué pasa en el estancamiento? ¿Cómo uno puede lograr ser paciente en ese momento? 

Lo creas o no la mayoría de las personas que se encuentran en un proceso de pérdida de peso experimentaran la misma sensación en algún momento. Pero la gran noticia es que como todo en la vida, esto tampoco será eterno. Dicha fase nos brinda la oportunidad de pacientemente volver a dar una mirada al trabajo que se ha venido haciendo y así encontrar esos espacios de mejora para establecer nuevos retos y seguir avanzando con la pérdida de peso. Así que este estado es temporal y hay varias estrategias que pueden ayudarte a superar esa fase de estancamiento que fácilmente puede trastocar tu paciencia hoy. ¡Recuerda, esto también pasará!

Uno de los beneficios de la paciencia es que te permitirá ver tu situación con mayor objetividad. De esta forma estarás en mayor disposición de explorar alternativas que te permitan encontrar el equilibrio que se requiere para seguir avanzando con tus objetivos de salud. A su vez, será un gran aliado para afrontar los retos u obstáculos que surjan en el camino y para reforzar esas acciones que te permitan avanzar cada día con tus metas de salud. Entendemos que como madre, padre y/o cuidadora/a de niños/as hay momentos que el perder la paciencia impacta tus objetivos de salud. Ante esto queremos compartir algunas alternativas para poner en práctica la paciencia como padres y madres.

La paciencia puede ayudar a mejorar el estado de ánimo, disminuye el estrés, ansiedad, frustración y fortalece la confianza en ti mismo. Te permite comprender que no tienes que ser perfecto. De igual forma, la paciencia puede ayudarte a ser más asertivo/a en la toma de decisiones en tu diario vivir, en función de tu salud. Como por ejemplo: podría ser importante en el control de tus elecciones de alimentos. Estrategias como el mindfulness o práctica de atención plena, el yoga y la meditación pueden ayudarte a lidiar con diversas emociones de una manera saludable, para así reforzar la virtud de la paciencia contigo mismo/a. 

Para los momentos en que la falta de paciencia pueda superarte recuerda que el autocuidado puede beneficiarte tanto a ti como a tus seres queridos. Reconoce cada paso y acción que tomas, porque todo cuenta cuando se trata de tu salud. No es una carrera ni una competición. Además, recuerda celebrar cada progreso que haces durante el camino, ya que ellos forman parte de cada uno de tus esfuerzos. Disfruta el proceso pero sobre todo cree en ti. La paciencia es una herramienta que te permitirá ver los retos como oportunidades de crecimiento y aprendizaje. Tu paciencia te convertirá en la mejor historia de éxito sobre ti y tu transformación. ¡Vamos por ello!

Si quieres aprender más sobre el arte de la paciencia y avanzar con tus metas de salud contacta a uno de nuestros coaches, Noom